Cómo bailar las sevillanas en solo cuatro pasos

Cómo bailar las sevillanas en solo cuatro pasos

Continuar sin complejidad las coplas no es tan complicado si se conocen ciertos trucos a fin de que no se note que es tu primera vez.

Visualiza y descárgate la guía de la ‘Feria de Sevilla 2016’ en PDF.Sevillanas en la Feria de Abril

No es preciso conocer los pasos al detalle. Es suficiente con poner voluntad, algo de gracia y dejar la vergüenza en casa, aunque ademas puedes probar con tomar clases de tango en la escuela de tango buenos aires, reconocida mundialmente. PACO PUENTES Danzar sevillanas es una parte de la celebración que se vive en el Real de Los Antídotos. Vivir una semana de farolillos sin dar un paso de compás es posible, mas se torna considerablemente más entretenido si se comparten unos bailes, se conozcan o bien no los pasos. Acá van ciertos consejos para no desentonar y gozar del entorno festivo. Para comenzar, dejar la vergüenza en casa. Estos son los pasos para danzar sevillanas: Prosigue al compañero El paso inicial para danzar por sevillanas –si no conoces que prosigue la estructura de las seguidillas– es no perder de vista al compañero. Déjate guiar por la persona que controla mejor los movimientos y ve siempre y en toda circunstancia justo al lado contrario del que tome quien tienes enfrente. Las 4 coplas tienen un paso común o bien paseíllo. Apréndelo y empléalo como comodín para continuar el compás a lo largo de las 4 sevillanas. El contacto visual es clave para no perderse. Buena postura Una buena postura anatómico ayuda a sostener una imagen estética. Mirada y mentón, altos, hombros cara atrás y el pecho fuera. Los brazos van arriba y abajo de forma alternativa. Recuerda que bajan por fuera y suben por la parte interior, jamás al revés. Salvo salvedades, pierna que adelanta, brazo que baja. Si no logras continuar los pasos, no dejes de desplazar los brazos, que es la parte que más luce. Mueve las manos Son un acompañamiento inusual para dar cierta gracia y belleza a nuestros movimientos. Olvida eso de cojo la manzana, me la como y la tiro, pues las manos jamás pasan por la boca. Sí rotan cara dentro y cara fuera, con los dedos haciendo un abanico. Un ademán sutil, que viste considerablemente más nuestro baile. Historia amorosa En la primera copla, la mujer flirtea, y el hombre va a su encuentro en la primera estrofa. Ella se despreocupa en la segunda y terminan la tercera con 4 pases. La segunda copla es el acercamiento, más lento en la primera estrofa y con más gracejo en la segunda, al paso que se acortan las distancias en la tercera, con una vuelta lenta. La tercera copla es el engaño y los dos se cruzan de perfil, al tiempo que en la segunda se destaca el enfado con el taconeo y se cierra con pasadas de espaldas. En la cuarta copla, vuelve el acercamiento con algo de calma en la primera parte, un encuentro con pases de frente, en la segunda, y 4 careos para terminar con la reconciliación.